Thursday, January 19, 2017

Adamismo kasperita: En materia de ecumenismo, antes de Francisco, estabamos estancados

Ya en otras ocasiones hacíamos notar ese adamismo que tienen los bergoglianos, por el cual desconocen, minimizan, ignoran voluntariamente, ridiculizan, consideran inexistente, todo lo que en la Iglesia ha ocurrido antes de Mar-13-2013. Es como si la Iglesia no tuviera más de veinte siglos de existencia, sino sólo cuatro años. El mismo gérmen reaperece hoy en boca del teólogo rodillístico.

Información de agencia SIR, Ene-19-2017. Traducción de Secretum Meum Mihi.

“El Papa Francisco ha traído consigo un nuevo viento”. Con esta observación se ha abierto el informe del cardenal Walter Kasper en el congreso en curso hoy en Roma sobre “El Cristianismo en tiempos del Papa Francisco”, promovido por la Universidad Católica y Roma Tre. “Es parte de su carisma —dijo Kasper, que ha hablado del ecumenismo bajo Francisco— el resplandor, la capacidad de acoger con estilo cordial y fraterno a cada persona que encuentra, sea católica, ortodoxa o evangélica, o de otras religiones o incluso sin religión. Él tiene y vive un estilo de diálogo. De este estilo teníamos necesidad. Después del Concilio Vaticano II hemos hecho muchos y grandes progresos en el camino ecuménico. Ya teníamos muchos frutos por recoger. Sin embargo, también serpenteaba la sensación de haber llegado a un punto en el que la potencialidad del diálogo así como lo habíamos llevado hasta entonces se había agotado y que estábamos en un callejón ciego. Se advertía un cierto cansancio y una falta de coraje para avanzar por nuevos caminos. Estábamos en una situación de estancamiento”.

Misión “ablandar”

La palabra “ablandar” nos viene a la mente al leer el titular de un artículo de La Croix, que dice “Una comisión para relajar las reglas de traducción de los textos litúrgicos” (original, “Une commission pour assouplir les règles de traduction des textes liturgiques”, en donde la palabra “assouplir” podría ser también “ablandar”).

El artículo en alusión viene a confirmar una información anteriormente proporcionada por Sandro Magister, Ene-11-2017, que decía:

Dirigida por el secretario de la Congregación, el arzobispo inglés Arthur Roche, se instituyó por voluntad de Francisco una comisión cuyo objetivo no es la corrección de las degeneraciones de la reforma litúrgica postconciliar – es decir, la "reforma de la reforma" que es el sueño del cardenal Sarah – sino precisamente lo contrario: la demolición de uno de los muros de resistencia a los excesos de los liturgistas postconciliares, la instrucción "Liturgiam authenticam" promulgada en el 2001, la cual fija los criterios para las traducciones de los textos litúrgicos del latín a los idiomas modernos.

Con Benedicto XVI estos criterios fueron posteriormente reforzados, en especial por la voluntad del Papa de mantener firme el "pro multis" del Evangelio y del misal latino en las palabras de la consagración de la sangre de Cristo, contra el "por todos" de muchas traducciones habituales.

Pero Francisco ha dado a entender inmediatamente que la cuestión le era indiferente. Ahora, con la institución de esta comisión, cumple con las expectativas de modernización del lenguaje litúrgico promovidas, por ejemplo, por el liturgista Andrea Grillo, profesor en el Pontificio Ateneo San Anselmo y muy apreciado en la Casa de Santa Marta.

Eso lo que entonces anotaba Magister. Ahora La Croix viene a confirmarlo, y no solamente ello, dice que para la creación de la dicha comisión encabezada por el secretario, Mons. Arthur Roche, el hecho que habría propulsado a Francisco a hacerlo es la queja recibida por parte de los obispos alemanes que se oponen “a un lenguaje litúrgico que no sería el lenguaje de la gente”.

Al final La Croix, según fuentes propias, afirma que Andrea Grillo no formaría parte de esta comisión, contrario a lo que había dicho Magister.

Tuesday, January 17, 2017

Día de San Antonio Abad en el Vaticano


Información de agencia Europa Press, Ene-17-2017.

La Plaza de Pío XII del Vaticano, frente a la columnata de Bernini, se ha llenado este martes 17 de enero de cabras, ovejas, caballos, búfalos, gallinas, cerdos y conejos, entre otros, para recibir la tradicional bendición por la festividad de su patrón San Antonio Abad.

En esta ocasión, ha sido el cardenal Angelo Comastri el que ha presidido la décima edición de la 'Fattoria sotto il Cielo' (La Granja bajo el cielo), que ha constado de una Misa por la mañana en el altar de la Cátedra de la Basílica de San pedro y la posterior bendición. Los ganaderos y criadores han permanecido con los animales hasta las 15.00 horas bajo la atenta mirada de la Policía y los Carabineros.

"Ustedes ganaderos, y también los agricultores tienen aún el sentido de familia. Custódienlo. Dan tiempo a sus familias, a sus hijos, rezan en sus hogares como se hacía antes porque la oración llenaba de gloria y de paz la casa", ha expresado el cardenal, que les ha pedido que no pierdan las "bellas" tradiciones y les ha recordado que éstas no van en contra del progreso. "Ustedes son la parte más honesta de nuestra Italia", ha apostillado.

La celebración de san Antonio Abad ha concluido este año con un desfile de caballos y jinetes en Vía de la Conciliación, con la presencia de representantes del Cuerpo de Caballería y de la Policía a caballo, perros policía y los ganaderos invitados.

Orden de Malta: Ante reporte de Associated Press, Vaticano reafirma confianza en su grupo investigador de la Orden de Malta

A nosotros no nos cabe duda, el Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede de hoy (sin firma ni atribuido a una persona concreta, por lo que la responsabilidad recae sobre Greg Burke, director de dicho oficina), en el cual se “rechaza, de acuerdo con la documentación en su posesión, cualquier tipo de intento de desacreditar estas figuras y su actividad” y “confía en la plena colaboración de todos en esta fase tan delicada y espera el informe de este grupo para adoptar, en lo que le corresponda, las decisiones más oportunas para el bien de la Soberana Orden Militar de Malta y de la Iglesia”, es una reacción a un reporte de ayer de la agencia Associated Press, firmado por Nicole Winfield, corresponsal de los temas de religión de dicha agencia.



Dicho reporte se titulaba “Caballeros de Malta tratan de desacreditar la investigación del Papa sobre despido” (en inglés, “Knights of Malta seek to discredit pope's probe of ouster”), y está basado en el texto de una carta circular firmada por Fra' Matthew Festing, Gran Maestre de la Orden, en la cual argumenta que sólo trata de proteger la soberanía de la Orden al rehusar cooperar con la comisión creada por el Vaticano para que investigue la expulsión del anterior Gran Canciller, Albrecht von Boeselager. El reporte de Associated Press fue publicado a las 2:53 PM, hora del Este de Estados Unidos, lo que significa que en Roma ya era de noche, lo que explica por qué la reacción de la Oficina de Prensa sólo se produce al día siguiente, o sea hoy.

Obviamente en la Oficina de Prensa de la Santa Sede no van a admitir que se trata de una movida tipicamente reactiva, menos que estén reaccionando ante un reporte de una agencia noticiosa; pero es inevitable hacer la asociación cuando inclusive en su reacción utilizan la misma palabra: “Desacreditar”.

Esta es la traducción que del comunicado la propia Oficina de Prensa del Vaticano proporciona en su sección en español.

Comunicado de la Oficina de Prensa, 17.01.2017

Con referencia a los hechos de las últimas semanas relacionados con la Orden Soberana y Militar de Malta, la Santa Sede desea reiterar su apoyo y su aliento a la encomiable labor que sus miembros y voluntarios realizan en diversas partes del mundo en cumplimiento de los fines de la Orden: la "tuitio fidei" (defensa de la fe) y el '' Obsequium pauperum "(el servicio a los pobres, a los enfermos y a las personas más vulnerables).

Para apoyar e incrementar esta generosa misión la Santa Sede confirma la confianza depositada en los cinco componentes del Grupo constituido por el Santo Padre Francisco el 21 de diciembre de 2016, designados para que le informasen sobre la crisis de la actual Dirección central de la Orden y rechaza, de acuerdo con los documentos en su posesión, cualquier intento de desacreditar sus figuras y su labor.

La Santa Sede confía en la plena cooperación de todos en esta fase tan delicada y espera el informe de dicho Grupo para adoptar, en el ámbito de su competencia, las medidas más oportunas para el bien de la Orden Soberana y Militar de Malta y de la Iglesia.

Monday, January 16, 2017

Energúmena rompe a martillazos imágen de Ntra. Sra. Aparecida, debido a difusión mediática pide disculpas

La mujer en cuestión es conocida como “pastora Zélia”, de una congregación del interior de São Paulo, Brasil, concretamente de Botucatu (no le vamos a publicitar la congregación, por eso no la nombramos). En días pasados estas tiernas imágenes suyas fueron divulgadas ampliamente en internet.




Y después de las reacciones, ha pedido disculpas. No quiere decir que esté arrepentida.




Ya al respecto hemos dicho lo que tenemos que decir y no cambiamos de opinión, por lo que los remitimos a dicha entrada.

Protesta vecinal por la iniciativa de McDonald's para distribuir comida en Roma


Información de agencia EFE, Ene-16-2017.

Roma, 16 ene (EFE).- El comité de ciudadanos del histórico barrio de Borgo Pio, en las inmediaciones del Vaticano, criticó hoy una iniciativa de la cadena de comida rápida McDonald's para repartir comida a los pobres un día a la semana.

Según este comité, esta cadena "instrumentaliza a los sin hogar" con una iniciativa que, resalta, no resuelve el problema de la pobreza en las calles.

"Es una operación puramente comercial que utiliza cínicamente a los sintecho para ofender a todos los que desde hace años trabajan diariamente para atender la pobreza extrema", dice el comunicado.

La cadena estadounidense informó hace unos días de que una vez a la semana repartirá comida a las personas pobres que viven en Roma, una iniciativa que comunicó que comenzaría hoy, aunque a los medios que acudieron a la hora del almuerzo se les indicó que el reparto se produjo esta mañana.

El anuncio se produce después de que los vecinos de este barrio se movilizaran, sin éxito, para evitar la apertura de este establecimiento cerca del Vaticano e incluso llegaron a escribir una carta al papa Francisco.

Sunday, January 15, 2017

La Lætitia maltesa del adulterio


Los Sres. obispos malteses, Mons. Charles J. Scicluna y Mons. Mario Grech (imágen superior) han decidido mostrarse mejor amigos del César que de la verdad. Lo decimos porque han publicado unas “guías para la interpretación del capítulo VIII de Amoris Lætitia”, presentadas como “Una Invitación de los Obispos a la Misericordia”, en cuyo numeral 10 se lee:

Si, como resultado del proceso de discernimiento, llevado a cabo con “ humildad, reserva, amor a la Iglesia y a su enseñanza, en la búsqueda sincera de la voluntad de Dios y con el deseo de alcanzar una respuesta a ella más perfecta" (AL, 300), una persona separada o divorciada que vive una nueva unión llega, con una conciencia formada e iluminada, a reconocer y a creer estar en paz con Dios, no se le podrá impedir participar en los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía (ver AL, notas 336 y 351).

Esta interpretación fue publicada el pasado Sábado en la página 7 de la edición diaria en italiano de L'Osservatore Romano. Como ya sabemos dedicado, desde que apareció Amoris Lætitia, a favorecer —y publicar— todas las interpretaciones que coincidan con la arriba traducida.

Ya lo saben los adulteros malteses: Condenados, es probable, pero eso sí, gracias a la invitación misericordiosa de sus obispos, con Lætitia maltesa.

Saturday, January 14, 2017

“No se puede traicionar la conciencia”, Card. Caffarra habla sobre las Dubia


Que nosotros sepamos, es la primera vez que habla el card. Carlo Caffarra, uno de los cuatro cardenales que firma las ahora famosas Dubia (dudas) dirigidas a Francisco pidiéndole que aclare ciertos aspectos confusos generados por Amoris Lætitia. De hecho, fue él mismo quien personalmente se las entregó al Pontífice en sus propias manos (ver aquí). Y ha hablado para Il Foglio, el cual publica hoy un artículo basado en sus declaraciones.

Aquí traducimos una amplia porción de las expresiones (no todas) que en el artículo aparecen atribuidas al card. Caffarra.

“Creo que debe aclararse varias cosas. La carta –y las dudas anexas— fue largamente reflexionada, por meses, y largamente discutida entre nosotros. Por cuanto a mí respecta, se rezó también largamente frente al Santísimo Sacramento”.

“Éramos conscientes de que el gesto que estábamos cumpliendo era muy serio. Nuestras preocupaciones eran dos. La primera era no escandalizar a los pequeños en la fe. Para nosotros pastores, esto es un deber fundamental. La segunda preocupación era que ninguna persona, creyente o no creyente, pudiera encontrar en la carta expresiones que ni de lejos parecieran siquiera como una mínima falta de respeto hacia el Papa. El texto final, por lo tanto, es el fruto de varias revisiones: textos revisados, rechazados, corregidos”.

“¿Qué nos llevó a este gesto? Una consideración de carácter general -estructural y una carácter contingente-coyuntural. Empecemos con la primera. Existe para nosotros cardenales el grave deber de aconsejar al Papa en el gobierno de la Iglesia. Es un deber, y los deberes obligan. De carácter más contingente, sin embargo, es el hecho —que sólo un ciego puede negar— que en la Iglesia existe una gran confusión, incertidumbre, inseguridad causada por algunos párrafos de Amoris Laetitia. Durante estos meses está ocurriendo que sobre las mismas cuestiones fundamentales referentes a la economía sacramental (el matrimonio, la confesión y la Eucaristía) y a la vida cristiana, algunos obispos han dicho A, otros han dicho lo contrario de A. Con la intención de interpretar bien los mismos textos”.

“[E]sto es un hecho, innegable, porque los hechos son tozudos, como decía David Hume. La vía de salida de este conflicto de interpretaciones era el recurso a criterios interpretativos teológicos fundamentales, usando los cuales pienso que se pueda razonablemente mostrar que Amoris Laetitia no contradice Familiaris consortio. Personalmente, en encuentros públicos con laicos y sacerdotes he siempre seguido esta vía”.

“Nos dimos cuenta que este modelo epistemológico no era suficiente. El contraste entre estas dos interpretaciones continuaba. Sólo había un modo de tratar con ello: preguntar al autor del texto interpretado de dos maneras contradictorias cuál es la interpretación correcta. No hay otra vía. Se puso, a continuación, el problema del modo en el cual dirigirse al Pontífice. Hemos elegido una vía muy tradicional en la Iglesia, las así llamadas, dubia”.

“Porque se trataba de un instrumento que, en el caso de que según su soberano juicio el Santo Padre hubiera querido responder, no lo comprometía en respuestas elaboradas y largas. Debía sólo responder Sí o No. Y remitir, como a menudo los Papas han hecho, a autores probados (en jerga: probati auctores) o pedir a la [Congregación para la] Doctrina de la fe emitir una declaración conjunta con la cual explicar el Sí o el No. Parecía la forma más simple. La otra cuestión que se plantea es si hacerlo en privado o en público. Razonamos y convinimos en que sería una falta de respeto hacerlo público todo de inmediato. Así se hizo en modo privado, y sólo cuando tuvimos la certeza de que el Santo Padre no respondería, hemos decidido publicar”.

“Hemos interpretado el silencio como una autorización para proseguir la confrontación teológica. Y, por otra parte, el problema involucra profundamente tanto el magisterio de los obispos (que, no lo olvidemos, lo ejercitan no por delegación del Papa, sino en virtud del sacramento que han recibido), como la vida de los fieles. Los unos y los otros tienen el derecho a saber. Muchos fieles y sacerdotes estaban diciendo, ‘pero ustedes cardenales en una situación como esta tienen la obligación de intervenir con el Santo Padre. ¿Para qué otra cosa diferente existen si no es para ayudar al Papa en cuestiones así de graves?’. Comenzaba a abrirse camino al escándalo de muchos fieles, como si nos comportáramos como los perros que no ladran de los que habla el Profeta. Esto es lo que está detrás de esas dos páginas”.

“Algunas personas siguen diciendo que no somos obedientes al Magisterio del Papa. Es falso y calumnioso. Justo porque no queremos ser indóciles hemos escrito al Papa. Yo puedo ser dócil al magisterio del Papa si sé lo que el Papa enseña en materia de fe y de vida cristiana. Pero el problema es exactamente esto: que sobre los puntos fundamentales no se entienden bien lo que el Papa enseña, como lo demuestra el conflicto de interpretación entre los obispos. Queremos ser dóciles al magisterio del Papa, pero el magisterio del Papa debe ser claro. Ninguno de nosotros ha querido obligar al Santo Padre a responder: en la carta hemos hablado acerca del juicio soberano. Simplemente y respetuosamente hemos hecho preguntas. Finalmente no merecen atención las acusaciones de que queremos dividir la Iglesia. La división, ya existente en la Iglesia, es la causa de la carta, no su efecto. Cosas en lugar indignas dentro de la Iglesia son, en un contexto como este sobre todo, los insultos y las amenazas de sanciones canónicas”.

[Sobre la premisa contenida en la carta de los 4 cardenales que acompaña las Dubia, la cual habla de “una gran confusión respecto a cuestiones muy importantes para la vida de la Iglesia”. N. de T.]

“He recibido la carta de un párroco que es una fotografía perfecta de lo que está sucediendo. Me escribía: ‘En la dirección espiritual y en la confesión no sé qué más decir. Al penitente que me dice: Yo vivo para todos los efectos como marido con una mujer que es divorciada y ahora la Eucaristía se me cierra, le sugiero un camino, con el fin de corregir esta situación, Pero el penitente me detiene e inmediatamente responde: espere, padre, el Papa ha dicho que puedo recibir la Eucaristía, sin tener el propósito de vivir en continencia. Ya no puedo soportar más esta situación. La Iglesia me puede pedir cualquier cosa, pero no traicionar mi conciencia. Y mi conciencia hace objeción a una supuesta enseñanza pontificia de admitir a la Eucaristía, dadas ciertas circunstancias, a los que viven more uxorio sin estar casados’ Así escribía el párroco. La situación de muchos pastores de almas, me refiero sobre todo a los párrocos es esta: se encuentran en los hombros con una carga que no son capaces de llevar. Es esto en lo que pienso cuando hablo de gran confusión. Y hablo de los párrocos, pero muchos fieles permanecen aún más confundidos. Estamos hablando de cuestiones que no son secundarias. No se está discutiendo si el pescado rompe o no rompe la abstinencia. Se trata de cuestiones gravísimas para la vida de la Iglesia y para la salvación eterna de los fieles. No olvidemos nunca: esta es la ley suprema de la Iglesia, la salvación eterna de los fieles. No hay otras preocupaciones. Jesús fundó su Iglesia para que los fieles que tenga la vida eterna, y la tengan en abundancia”.

“Haría dos premisas muy importantes. Pensar en una práctica pastoral no fundada y arraigada en la doctrina significa fundar y radicar la praxis pastoral de la arbitrariedad. Una iglesia con poca atención a la doctrina ya no es más una Iglesia pastoral, sino es una Iglesia más ignorante. La Verdad de la que hablamos no es una verdad formal, sino una Verdad que da la salvación eterna: Veritas salutaris, en términos teológicos. Me explico. Existe una verdad formal. Por ejemplo, quiero saber si el río más largo del mundo es el rio Amazonas o el Nilo. Resulta que es el río Amazonas. Esta es una verdad formal. Formal significa que este conocimiento no tiene nada que ver con mi manera de ser libre. Incluso si la respuesta fuera todo lo contrario, no cambiaría nada en mi manera de ser libre. Pero hay verdades que llamo existenciales. Si bien es cierto —como Sócrates ya había enseñado— que es mejor sufrir la injusticia antes que hacerla, enuncio una verdad que hace que mi libertad actúe de manera muy diferente que si fuera verdad lo contrario. Cuando la Iglesia habla de verdad, habla de la verdad del segundo tipo, la cual, si es obedecida por la libertad, genera la verdadera vida. Cuando escucho decir que es sólo un cambio pastoral y no doctrinal, o si se piensa que el mandamiento que prohíbe el adulterio es una ley puramente positiva que se puede cambiar (y yo creo que ninguna persona recta puede pensar en esto), o significa admitir que en general el triángulo sí tiene tres lados, o que existe la posibilidad de construir uno con cuatro lados. Es decir, digo una cosa absurda. Ya los medievales, después de todo, decían: theoria sine praxi, currus sine axi; praxis sine theoria, caecus in via”.

“El gran tema de la evolución de la doctrina, que siempre ha acompañado el pensamiento cristiano. Y que sabemos ha sido retomado de forma esplendida por el Beato John Henry Newman. Si hay un punto claro es que no hay evolución en la que haya contradicción. Si yo digo que s es p y después digo que s no es P, la segunda proposición no desarrolla la primera sino que la contradice. Ya Aristóteles había justamente enseñado que enunciar una proposición universal afirmativa (por ejemplo, todo adulterio está mal), y el al mismo tiempo una proposición particular negativa que contenga el mismo sujeto y predicado (por ejemplo, algún adulterio no está mal), no hay ninguna excepción a la primera. La contradice. Al final, si quisiera definir la lógica de la vida cristiana, usaría la expresión de Kierkegaard: Moverse siempre, permaneciendo siempre firme en el mismo punto’”

“[El problema] es ver si los famosos párrafos N°s 300-305 de Amoris Laetitia y la famosa nota N° 351 están o no están en contradicción con el magisterio precedente de los Pontífices que han afrontado la misma cuestión. Según muchos obispos, está en contradicción. Según muchos otros obispos, no se trata de una contradicción, sino un desarrollo. Y es por esto que hemos pedido una respuesta a la Papa”.

“El problema en su nodo es el siguiente... ¿El ministro de la Eucaristía (usualmente el sacerdote) puede dar la Eucaristía a una persona que vive more uxorio con una mujer o un hombre que no es su esposa o su marido, y no tienen la intención de vivir en continencia? Las respuestas son sólo dos: Sí o No. Ninguno pone en tela de juicio que Familiaris consortio, Sacramentum unitatis, el Código de Derecho Canónico y el Catecismo de la Iglesia Católica a la antedicha pregunta responden No. Un No válido mientras el fiel no tenga la intención de abandonar el estado de convivencia more uxorio. ¿Amoris Laetitia ha enseñado que, dadas ciertas circunstancias precisas y hecho un cierto camino, los fieles pueden acercarse a la Eucaristía sin comprometerse a la continencia? Hay obispos que han enseñado que se puede. Por una simple cuestión de lógica, se debe entonces también enseñar que el adulterio no es en sí mismo y por sí mismo malo. No es pertinente apelar a la ignorancia o al error sobre la indisolubilidad del matrimonio: un hecho desgraciadamente muy difundido. Esta apelación tiene un valor interpretativo, no orientativo. Debe ser usado como un método para discernir la imputabilidad de las acciones ya realizadas, pero no puede ser el principio para las acciones por cumplirse. El sacerdote tiene el deber de iluminar al ignorante y corregir al que se equivoca”.

"Sin embargo, lo que en lugar Amoris Laetitia ha traido de nuevo sobre tal cuestión, es el llamado a los pastores de almas a que no se conformen con responder No (sin embargo, no conformarse significa responder Sí), sino llevar a la persona de la mano y ayudarla a que crezca hasta el punto de que entienda que se encuentra en una condición tal que no pueden recibir la Eucaristía, si no cesa en la intimidad propia de los esposos. Pero no es que el sacerdote pueda decir ‘lo ayudo en su camino dándole también los sacramentos’. Y es sobre esto que en la nota número 351 el texto es ambiguo. Si yo le digo a la persona que no puede tener relaciones sexuales con quien no es su marido o su esposa, pero que mientras tanto, ya que hace tanto esfuerzo, puede tener ... sólo una en lugar de tres por semana, no tiene sentido, y no uso de misericordia con esta persona. Porque para poner fin a un comportamiento habitual —un habitus, dirían los teólogos— usted tiene que tener el firme propósito de no ejercitar más ningún acto propio de aquel comportamiento. En el bien existe un progreso, pero entre el dejar el mal e iniciar a cumplir el bien, no existe una elección instantánea, aunque sea largamente preparada. Por un cierto tiempo Agustín oró: Señor, dame la castidad, pero todavía no’”.

“Aquí está en cuestión lo que enseña Veritatis splendor. Esta encíclica (6 de agosto de 1993) es un documento altamente doctrinal, en las intenciones del Papa San Juan Pablo II, hasta el punto que —cosa excepcional ya en las encíclicas— está dirigida sólo a los obispos en cuanto responsable de la fe que se debe creer y vivir (cf. nº 5). A ellos, al final, el Papa recomienda estar vigilantes sobre las doctrinas condenadas o enseñadas por la misma encíclica. Las unas para que no se difundan en la comunidad cristiana, las otras para que sean enseñadas (cfr. n 116). Una de las enseñanzas fundamentales del documento es que hay actos que pueden, por sí mismos y en sí mismos, independientemente de las circunstancias en las que se realizan y los alcances que el agente se proponga, ser calificados de deshonestos. Y añade que negar este hecho puede comportar negar el sentido del martirio (cfr. nn. 90-94). Cada mártir, de hecho,... podría haber dicho: ‘Pero yo me encuentro en una circunstancia... en una tal situación por la que el grave deber de profesar mi fe, o de afirmar la inviolabilidad de un bien moral, ya no me obliga más’. Si se piensa en las dificultades que la esposa de Tomás Moro ponía a su marido ya condenado a prisión: ‘Usted tiene deberes para con la familia, para con sus hijos’. No es, por tanto, sólo un discurso de fe. Incluso si uso la recta razón, veo que negando la existencia de actos intrínsecamente deshonestos, niego que exista un límite más allá del cual los poderosos de este mundo no puedan y no deban ir. Sócrates fue el primero en occidente en entender esto. Por lo tanto, la cuestión es grave, y esto no se puede dejar en incertidumbre. Por esto nos permitimos pedir al Papa que aclarare, ya que hay obispos que parecen negar tal hecho, refiriéndose a Amoris Laetitia. De hecho, el adulterio siempre ha vuelto a entrar en los actos intrínsecamente malos. Basta leer lo que en este sentido dice Jesús, san Pablo y los mandamientos dados a Moisés por el Señor”.

“Aquí hay una gran confusión Todos los pecados y las opciones intrínsecamente deshonestas pueden ser perdonados. Con que ‘intrínsecamente deshonesto’ no significa ‘imperdonable’. Jesús, sin embargo, no se contenta con decir adultera: ‘Ni yo te condeno’. También le dice: ‘Ve, y de ahora en adelante no peques más’ (Jn. 8,10). Santo Tomás, inspirado por San Agustín, hace un comentario bellísimo, cuando escribe que él pudo haber dicho: Vete y vive como quieras y está segura de mi perdón. A pesar de todos tus pecados, te liberaré de los tormentos del infierno. Pero el Señor que no ama la culpa y no promueve el pecado, condena la culpa... diciendo: y de ahora en adelante no peques más. Aparece así cuán tierno es el Señor en su misericordia y justo en su Verdad’ (cfr. Comm. a Jn. 1139). Realmente somos, no por una forma de hablar, libres delante del Señor. Por lo que el Señor no echa atrás su perdón. Debe haber un matrimonio maravilloso y misterioso entre la infinita misericordia de Dios y la libertad del hombre, que se debe convertir si quiere ser perdonado”.

“En paz me acuesto y enseguida me duermo...”

Particularmente luego de haber tenido un día común y corriente...

...Como recibir en audiencia a The Global Foundation...

...Nombrar al card. Sean O'Malley como miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe...

...o hacer una serie de nombramientos de consultores para la Congregación para el Culto Divino...

...Sin segundas intenciones, como arrinconar a alguien.

Sí, con la satisfacción del deber cumplido: “En paz me acuesto y enseguida me duermo...”

Friday, January 13, 2017

Muere Peter Blatty, creador de “El Exorcista”




Lo confirma quien fue director de la película, William Friedkin, en su cuenta de Twitter.

“William Peter Blatty, querido amigo y hermano, quien creó El Exorcista, murió ayer”, escribió hoy Friedkin.

Dicha novela (que después fue película), como es ampliamente conocido, fue basada en un exorcismo real ocurrido en Mount Rainer en 1949, realizado a un chico de 14 años.